domingo, 26 de marzo de 2017

Reseña | Shutter Island - Dennis Lehane

Datos:

Título original: Shutter Island.
Editorial: Rba Editores.
País: Estados Unidos.
Formato: libro físico.
Género: Novela policíaca.
Fecha de publicación: 2003.
Idioma: Español.
Páginas: 380.
Auto conclusivo.



Sinopsis:

Shutter Island está cerca de Boston. Es una pequeña isla en la que tan sólo destaca el Hospital Ashecliffe, un centro penitenciario para enfermos mentales. El agente federal Teddy Daniels y su compañero, Chuck Aule, acaban de desembarcar. Un peligroso asesino se ha escapado pese a las férreas medidas de seguridad. No podrá salir de la diminuta isla, así que Daniels tan sólo mira el reloj. Una rutina más. Dennis Lehane comienza así una novela imposible de olvidar, impredecible, que nos condenará a leer obsesivamente, con los lavados de cerebro de la guerra fría de fondo. Pero, ante todo, Lehane nos condena a correr y no mirar atrás, como hace Teddy Daniels, una vez deduce que la única y simple razón de que haya sido destinado a Shutter Island es: que no vuelva a salir. Pero ¿por qué a él? Daniels ha tardado en darse cuenta de que en esta isla maldita nada es lo que parece, todo el mundo tiene miedo y los enfermos no son más que cobayas humanas. ¿Quién quiere experimentar con él? ¿Acaso quieren que se vuelva loco? ¿O es que ya lo está? Una isla, un hombre solo; la caza ha comenzado y la presa se llama Teddy Daniels. La novela que Martin Scorsese ha elegido como guión para su nueva película, con Leonardo DiCaprio como Teddy Daniels.



Storytime: nunca logré ver la película completa porque me aburría. Sí, me quedaba en el medio, en el momento en que los protagonistas empiezan a interrogar pacientes, por el simple hecho de que no encontraba engancharme en la "trama" que intentaban plasmar. Después (y otra vez en la Feria del Libro, en la misma que encontré a la maravillosa Trudi Canavan) nos acercamos a un stand donde tenían libros en promoción, mi hermana halló a Dennis e insistió en llevarlo, más allá por el precio, porque le gustó la película y quería ver qué tal el libro. Ella lo leyó primero y, hace poco, lo terminé yo.

Madre. Mía; es lo primero que tengo para decir de la historia y el excelente autor. 

Dennis Lehane es uno de los hombres más brillantes que he leido. El estilo de narración va muy lejos del relleno o el desvarío que se encuentra en las novelas de este calibre, los diálogos, las descripciones y las acciones están escritas en lo justo: ni mucho ni poco, todo envuelto en una cantidad de misterio, dudas y acertijos que te vuelan la cabeza y la vuelven una de las lecturas que más disfruté en mucho tiempo. ¿Si me encantaría escribir así? ¡Joder, sí! (¿puedo decir joder?) 

Pasando a la trama, tengo dos ideas muy claras: Teddy Daniels me encanta y nunca confié ni un poco en Chuck. Este último es presentado como un tipo medio torpe en sus movimientos pero para nada de mente, muy capaz de convencer a quien sea a través de una sonrisa amable y la combinación de palabras correctas muy dado a la interacción con las personas pero cuando se lo necesita, porque tiene bien claro que está allí como apoyo para su jefe. Teddy, por otro lado, es el típico policía que llega y quiere que todos hagan las cosas enseguida, quiere que le tengan el respeto y utilizar el poder que le otorga cargar la placa de agente federal.

Ashecliffe, el hospital mental para criminales y sociópatas de alta seguridad ubicado en el centro de una isla, alcanzable montando un ferry, los recibe porque una paciente logró burlar a los guardias, los cuidadores y salió por la bendita puerta principal. Rachel Solando (una loca que ahogó a sus tres hijos en un lago y luego los sentó a desayunar, que cree que el hospital es su casa y toda la gente alrededor son trabajadores rollo lecheros o diarieros) se esfumó en el aire y desapareció en algún lugar de la isla.

Vale, hasta ahí bien. 

Cuanto más te vas metiendo en la trama, más descubrir que más te vale vender panchos porque como detective te morís de hambre. Entre los acertijos de Rachel, los obstáculos que les pone el personal del hospital y Teddy, que claramente tiene sus propias razones para haber elegido (¡sí, elegido!) meterse entre los muros de Ashecliffe, uno se vuelve paranoico. No sabia en quién confiar, qué era real o qué no, y dudé muchísimo de las posibilidades MILES de veces. 

¿Están allí realmente para hallar a Rachel Solando o querían una excusa para atraer a Teddy? ¿Chuck trabaja con ellos o contra ellos? ¿El doctor trata de enfermar a Teddy? ¿Teddy está cuerdo? ¡¿Es Chuck siquiera alguien real?! 

¡Son demasiadas preguntas!, de las cuales recibís respuestas, pero todas juntas y en tu cara como si sacaran una muela sin anestesia. Al final, resulta que todo lo que pensabas que era real está mal, que hiciste bien en sospechar del mundo entero y que, sin darte cuenta, has sido testigo de una de los tratamientos más elaborados e inteligentes para tratar la demencia y la esquizofrenia como nunca antes había leido: el juego de roles.

Quiero darme un momento para apreciar esto: básicamente, el personal (todos y cada uno de ellos, hasta el más mísero conserje) se puso de acuerdo y fingió que Teddy (cuyo verdadero nombre no os voy a revelar) era un agente federal enviado allí para encontrar a una paciente perdida por casi cuatro días, en un desesperado intento de que él regrese y acepte la realidad. Osea, todo el libro es un muy rebuscado y detalladamente pensado tratamiento psicológico, ¡booooom! ¿cómo os quedó el cerebro?

Sí, si has leido el libro ya, me he dejado MUCHÍSIMO afuera, pero lo hice porque quiero que aquellos lectores que no han siquiera considerado este libro lo hagan, y se sientan como ratones de laboratorio, confundidos, extraños y fuera de sí tanto como me ha pasado a mí; preparándose para recibir un final que te vuela la cabeza.  ¿Qué más puedo decir? El libro es increíble, el autor es un artista narrativo y definitivamente se ha convertido en uno de mis favoritos. 


Dennis Lehane, tiene usted un muy gran espacio en mi corazón, ahí junto a John Katzenbach y Laura Gallego. 




Dennis Lehane escritor estadounidense que logró que tres de sus novelas sean llevadas al cine: Mystic River (titulada Río místico en algunos países), Gone Baby Gone y Shutter Island, y varias han merecido premios, entre ellas Un trago antes de la guerra y el bestseller Mystic River. Los espacios de su ciudad han servido de inspiración para los ambientes populares urbanos de sus novelas. De ascendencia irlandesa, sus historias retratan la vida de grupos inmigrantes o marginados en Boston, a la vez que constituyen un retrato de la cultura irlandesa, resaltando el peso de la religión católica en varios de sus personajes.



Share:

6 comentarios:

  1. Hola! Tienes toda la razon... este libro juega con tu cabeza. Bueno, nosotras vimos la película que hace exactamente lo mismo así que en libro debe de ser incluso peor porque no te lo ves venir tanto... Buena reseña.
    Un beso
    Marta y Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola chicas!
      Me alegra leerlas en mi segunda reseña♥

      En mi opinión es la mejor adaptación de libro a película que he visto, es realmente idéntico, pero lo que he notado en la versión de cine es que no profundiza del todo en nada. Claro que, en ese entonces, no estaba tan de moda esto de tirarse dos horas en las pelias así que es comprensible que dejaran bastante fuera.

      Sin embargo, es una gran película y tiene todo lo que podríamos llamar "ideas principales", así que no se han perdido de nada importante.

      ¡Espero seguir viéndolas por aquí! Os envío un beso

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Jolín se nota un montón que te ha gustado el libro jajaja a veces pasa que a lo mejor con la peli no nos termina de convencer la historia pero luego los libros son <3 Y es que las adaptaciones en general suelen ser bastante malas, pero me alegro de que por lo menos la lectura te haya sido de 10.
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. ¡Hola!
      Fue una necesidad para mí ver la peli una vez que terminé el libro y, aunque es MUY idéntica (probablemente la mejor adaptación de libro a cine que he visto) deja demasiadas cosas afuera. El libro es una montaña rusa de emociones que no sabes cuándo dudar y cuándo no.

      Eliminar
  3. Yo nunca vi la peli, pero me conseguí el libro, hace rato lo tengo pendiente!! Espero me parezca tan bueno como dices.
    Saludos!!

    ResponderEliminar